domingo, 8 de abril de 2018

Sonetismo (4)

Los placeres del paseo

Lo recuerdo, fue un sueño o simplemente
          la ilusión de una historia inmaculada:
          una noche de encuentros en la playa,
          de caricias tan dulces como ausentes,

de las manos desnudas en las manos,
          del vagar de los pies sobre la arena,
          te perdí como el tiempo que no llega,
          como brisa en un cálido verano.

Pasaron muchos años y los días
          atentos al transcurso de los cuerpos
          velaron el latido de la herida.

Pero un vuelo anhelante de deseo
          descubrió las aristas de la vida,
          renovó los placeres del paseo.

sábado, 7 de abril de 2018

Sonetismo (3)


Tenaz hasta el delirio, siempre fuerte
          sobre el susurro suave de un abismo
          que se abraza en torrentes de sentido:
          agua clara, caricia que se vierte.

Esencia de la piel más pura y limpia
          en el contacto ingenuo que derrota
          un ensayo de muerte entre las sombras:
          luz naciente, destreza de los días.

Ya llegas y me miras y desprendes
          un mundo de matices olvidados.
          Y todo en un instante se ilumina.

Y todo con tu vida lo revuelves.
          Contemplo las estrellas y reclamo
          tu aroma y ese nombre de María.

martes, 27 de marzo de 2018

Lectura y mirada, club de lectura y arte: la ilustración. Sede de Torrevieja, 2017-2018

La Universidad de Alicante oferta entre sus actividades de la Sede Universitaria de Torrevieja el taller Lectura y mirada, club de lectura y arte: la ilustración. Reflexión didáctica sobre la interrelación entre arte literario y arte plástico, coordinado por José Norberto Mazón López e impartido por el autor de este blog. El curso comenzará el 23 de abril. Los temas y contenidos de este club son:

  • Poemas ilustrados
    • 25 poemas ilustrados, de Miguel Hernández (varios ilustradores, Kalandraka)
  • Poemario ilustrado
    • Las flores del mal, de Charles Baudelaire (ilustrado por Louis Joos, Nórdica)
  • Poema y álbum ilustrado
    • El astrónomo, de Walt Whitman (ilustrado por Loren Long, RBA-SerreS)
  • Máximas ilustradas
    • Los muertos y las muertas, de Ramón Gómez de la Serna (ilustrado por David Vela, Universidad de Alcalá)
    • Bestiario de greguerías, de Ramón Gómez de la Serna (ilustrado por David Vela, ACVF)
  • Cuento ilustrado
    • Bartleby, el escribiente, de Herman Melville (ilustrado por Javier Zabala, Nórdica)
    • Bartleby, el escribiente, de Herman Melville (ilustrado por Stéphane Poulin, Alianza)
  • Cuento (cine) y álbum ilustrado
    • Los fantásticos libros voladores del Sr. Morris Lessmore, de William Joyce (ilustrado por William Joyce y Joe Bluhm, Alfaguara)
  • Álbum ilustrado
    • La merienda del señor Verde, de Javier Sáez Castán (Ekaré)
    • Dorothy. Déjale entrar, texto de Javier Sáez Castán e ilustraciones de Pablo Auladell (A buen paso)










Periodo de matrícula abierto hasta el 22 de abril.

lunes, 26 de marzo de 2018

Poemas de ayer y de hoy. Francisco de Aldana

Desde que un gran profesor y gran poeta (aunque nos regale muy poco con su poesía) me descubrió este poema, no hace más que volver una y otra vez a mi vida. Y yo no dejo de preguntarme por la gran dificultad del deseo, del amor, del sexo; reflejo, quizá, de nuestra incompletez, nuestro vacío y las ansias de colmarnos.

     «¿Cuál es la causa, mi Damón, que estando
en la lucha de amor juntos, trabados,
con lenguas, brazos, pies y encadenados
cual vid que entre el jazmín se va enredando,
     y que el vital aliento ambos tomando
en nuestros labios, de chupar cansados,
en medio a tanto bien somos forzados
llorar y sospirar de cuando en cuando?».
     «Amor, mi Filis bella, que allá dentro
nuestras almas juntó, quiere en su fragua
los cuerpos ajuntar también, tan fuerte
     que no pudiendo, como esponja el agua,
pasar del alma al dulce amado centro,
llora el velo mortal su avara suerte».
Francisco de Aldana
(Poesías castellanas completas, ed. J. Lara Garrido, Madrid, Cátedra, 1985)

Gracias, Ángel Luis.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Memorial del ectoplasma, III y IV


                                    Movimiento III
                               Final del ectoplasma

            Un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático,
                        un ente ya cansado,
                        inmerso en la fatiga
                        de una esencia sin forma,
                        con el sexo castrado,
                        estéril e impotente,
                        incapaz de dar vida;
                        solo la propia muerte
                        del ser ectoplasmático.

            Y las teclas decían,
                        insensibles y rudas,
                        en blanco sobre blanco,
                        en negro sobre negro,
                        sin sentido ni cuerpo:

            un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático...




                                    Movimiento IV ¿o I?
                                  Espiral del ectoplasma

            Un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático...

martes, 13 de marzo de 2018

Memorial del ectoplasma, II


                                    Movimiento II
                              Vida del ectoplasma

            Un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático,
                        un ente situado
                        bajo el cristal opaco
                        de una urna olvidada
                        detrás de ocupaciones
                        innatas al destino:

            la casa, las lecturas,
                        las horas de gimnasio,
                        de flamenco y de yoga,
                        las citas con amigos,
                        familiares y afines,
                        la pareja asignada,
                        las parejas posibles
                        y otras labores varias
                        de la vida corriente.

            Y erraba sin futuro,
                        sin vuelo en artefactos
                        (falsedad de la altura),
                        sin retratos desnudos
                        (error del artificio),
                        pues ya nunca volaba
                        y ya nada veía
                        que no fuera un reflejo
                        del interior oculto
                        de un alma de fantasma.

            Las palabras vacías
                        de un texto adormecido:
                        recuerdo ectoplasmático.

            Y unas teclas tozudas
                        continuaban el baile
                        de un mensaje infinito:

            un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático...

lunes, 12 de marzo de 2018

Memorial del ectoplasma, I


                                    Movimiento I
                            Espiral del ectoplasma

            Un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático,
                        un ente que vagaba
                        del baño a la cocina,
                        de la cocina al baño.
                        En fin, un ectoplasma,
                        pero limpio, impecable
                        y bien alimentado.

            El ser que se movía
                        dentro de mi morada
                        observó que mis libros
                        levitaban, sin hilos.

            Las teclas escribían,
                        con pulsiones absurdas,
                        invisibles y extrañas
                        letras en la pantalla
                        (descifraban su historia):

            un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático,
                        un ente descuidado
                        y ajeno a toda vida
                        que se reconociera
                        en las formas del mundo;
                        una masa licuada
                        de ser espirituoso,
                        inestable e informe
                        vagabundo en las sombras.

            Los libros continuaban
                        sus vuelos sin reparos
                        y las teclas, tenaces,
                        en pulsiones ocultas,
                        insistían con premura:

            un día al levantarme
                        me sentí ectoplasmático...