martes, 13 de enero de 2015

Palabras de otros: Douglas Adams

-Algo muy simple. Me aburría mucho y me sentía muy deprimido, así que me acerqué y me conecté a la toma externa del ordenador. Hablé un buen rato con él y le expliqué mi opinión sobre el Universo -dijo Marvin.
-¿Y qué pasó? -insistió Ford.
-Se suicidó -dijo Marvin, echando a andar con aire majestuoso hacia el Corazón de Oro.
(Douglas Adams, Guía del autoestopista galáctico, 1979)

No hay comentarios:

Publicar un comentario